Sobre la granja

Cómo hacer vino a partir de uvas del Lejano Oriente

La vinificación ahora está renaciendo y experimentando una nueva era. Las personas tienden a consumir cada vez más productos naturales sin productos químicos y aditivos. El vino no es una excepción. Por lo tanto, preparan una bebida alcohólica independientemente de los ingredientes donados por la naturaleza, incluidos los de las uvas del Lejano Oriente.

Calorías y beneficios del vino casero.

Los dietistas generalmente no recomiendan beber alcohol, incluido el vino. Pero ¿y si es casera? El contenido calórico de dicho producto depende principalmente del método de producción. Se puede definir de la siguiente manera:

  • El vino seco es considerado el más bajo en calorías. 100 gramos del producto terminado contiene solo 60-80 kcal. Todo esto se debe al hecho de que en el proceso de producción de azúcar se agrega la cantidad mínima y en el proceso de fermentación todo se “fermenta”;
  • El vino semidulce difiere significativamente por este indicador. En 100 gramos será de De 100 a 150 Kcal.. En el proceso de fabricación, se agrega una cantidad significativa de azúcar al producto, lo cual es muy importante al calcular las calorías;
  • Vino fortificado casero, inferior en calorías, a menos que sea licor. La fermentación se detiene en él mediante la adición de alcohol, que en sí mismo es un producto muy alto en calorías. Debido a que 100 gramos de vino preparado contienen aproximadamente 250 Kcal;
  • El vino blanco es un poco seco en este indicador y contiene solo unos 100 gramos. 90 Kcal;
  • El vino de Oporto casero es muy sabroso, excepto que cuando se elabora no solo se le agrega al producto alcohol alto en calorías, sino también azúcar. Por ello, pueden contener 100 gramos de vino de Oporto. 170 kcal;
  • El licor es el líder entre las bebidas alcohólicas caseras en calorías. 100 gramos de esta bebida contiene tanto 350 kcal. Después de todo, el producto es una mezcla de alcohol y azúcar, y el aroma se crea agregando fruta. Es por eso que los nutricionistas están estrictamente prohibidos para el consumo por los nutricionistas.
La utilidad del vino casero sin duda. No solo aumenta la inmunidad, sino que también afecta la formación de sangre, aumenta el apetito.
El vino casero es saludable y no contiene conservantes.

Solo 30 gramos de esta bebida antes de la cena aumentarán la secreción de jugos gástricos, lo que contribuye a la rápida digestión de los alimentos y su asimilación. Pequeñas dosis de vino dilatan los vasos sanguíneos. Además, es rico en vitaminas A y B, C, E, PP, contiene en su estructura un enorme complejo de elementos traza (hierro, yodo, magnesio, potasio y muchos otros), ácidos orgánicos.

Vino de la casa sin conservantes. En vista de esto, durante la nutrición terapéutica, si se prevé el consumo de vino, entonces es mejor beber exactamente el producto casero.

Selección de variedades para la producción.

Variedades de uva del Lejano Oriente que son muy bueno para hacer vino, adaptado a condiciones climáticas severas. Muchos de ellos son salvajes y salvajes, con su inherente alta resistencia a las heladas.

Para la elaboración del vino, los mejores son considerados como:

  • Expreso
  • Olesya;
  • Playa
  • Amur
Variety Express es ideal para vino casero.

De estos, puede obtener el vino no solo de alta calidad, sino también con un aroma maravilloso. Frescas, todas estas variedades se caracterizan por un sabor muy ácido, ya que prácticamente no se consumen. Pero en la vinificación, esta desventaja se convierte en una ventaja. Producto terminado posee buena acidez.

Por otro lado, cabe destacar la variedad Amur, que, además de su alto contenido en ácido, también contiene muchos azúcares en su composición. El arbusto crece muy rápidamente, se distingue por su alto rendimiento, los pinceles son grandes y los frutos tienen la forma redondeada correcta y el hermoso color gris. Las bayas tienen una gran cantidad de levadura natural, que es un efecto muy bueno en el proceso de fermentación posterior.

Preparación para la producción.

Para un enólogo novato, es útil averiguar qué herramientas y dispositivos necesita para abastecerse y dónde comenzar el proceso de cocción.

Lo primero que debe pensar es dónde tendrá lugar la fermentación del mosto. Después de eso, el vino debe ser filtrado y enviado a almacenamiento.

Para este útil:

  • tarros de cristal de gran capacidad;
  • cubas y barricas de roble;
  • Tanques de acero inoxidable.
Un pequeño volumen de barricas de roble se puede utilizar para almacenar vino.

Y aqui Es extremadamente indeseable utilizar artículos de plástico., porque el producto terminado puede eventualmente adquirir un sabor desagradable.

Para el almacenamiento de vino es mejor tomar recipiente de vidrio oscuro. Es en este plato que el producto se conservará mejor y no perderá su sabor.

Para moler materias primas, necesitará trituradora de frutas. La herramienta puede ser tanto manual como mecánica. Para un pequeño volumen de producción, la producción manual también es bastante adecuada, y si necesita procesar muchas uvas, es mejor comprar una unidad automática.

El jugo de la pulpa está separado por la prensaLo que también puede ser no solo manual, sino también mecánico. También necesitará un medidor de alcohol de vino para ayudar a evaluar las características del producto terminado.

La separación de la pulpa del zumo de uva con una prensa.

Selección de recetas y preparación de materias primas.

La elección de la receta depende de los gustos del enólogo. Si desea hacer una bebida completamente natural, mientras evita la adición de azúcar, entonces necesita elegir la materia prima ideal. Las uvas deben ser maduradas, altas en azúcares. Las bayas crecidas no son deseables para recoger.

Las variedades de uva del Lejano Oriente no toleran el exceso de humedad. En tales condiciones adversas, el cultivo comienza a cubrirse rápidamente con podredumbre gris y se vuelve inadecuado para un uso posterior en la vinificación.

Las materias primas se clasifican y descartan bayas inadecuadas. Al elegir una receta, es necesario tener en cuenta una pequeña característica: las variedades de uva del Lejano Oriente son agrio. En vista de esto, es posible preparar una bebida sabrosa no de acuerdo con la primera receta, sino solo de acuerdo con la que implica el uso de bayas ácidas en su composición.

Cómo hacer vino de uvas del Lejano Oriente en casa.

  1. Lo primero que necesitas Clasifique las materias primas y separe las bayas de las ramitas.. Debe seleccionar solo uvas maduras, que contienen en su composición un máximo de azúcar y un mínimo de ácido. Si aplica los frutos inmaduros, el producto terminado puede resultar bastante agrio, lo que no gustará a todos. En ningún caso, no es necesario lavar las bayas seleccionadas para la fermentación, ya que de esta manera la levadura se elimina por lavado.
  2. Con la opción de cocción manual, si el cultivo no es demasiado grande, la fruta amasar las manosLlevar guantes de goma. Para que el jugo no salpique en todas direcciones, las manos tratan de mantenerse lo más cerca posible del fondo del recipiente.
  3. Para los insectos no se sientan en la mezcla cocida, se cubre con una gasa, doblada en varias capas. Al mismo tiempo, el oxígeno penetra fácilmente en el tejido y activa el proceso de fermentación.
  4. La masa resultante se coloca en una habitación caliente (la temperatura no debe ser inferior a 18 grados) y se incuba durante 2-3 días. Determinar el inicio del proceso de fermentación no es difícil: aparece una floración blanca característica en las bayas y también hay un olor agrio.
  5. El siguiente paso será Separación de jugo de la pulpa.. Puede realizar el procedimiento con una prensa o una gasa. Cuando se filtran pequeños volúmenes de la mezcla a través de una gasa, se sobrevive con cuidado a la pulpa. El azúcar se agrega al jugo final y se mezcla bien para que los cristales se disuelvan bien.
  6. El líquido resultante se vierte en el tanque de fermentación y se instala un sello de agua, que servirá como un indicador de cómo va el proceso. Los platos se devuelven a un lugar cálido y se dejan. durante 25-50 díasHasta que el vino "repita".
La fermentación del vino se realiza en un lugar oscuro de 25 a 50 días.
¿Cuándo terminará la reacción? Determinar este momento es bastante simple. El vino debe volverse ligero, detener la evolución del gas, la trampa de agua ya no debe gorguar y aparecerá un sedimento característico en el fondo.

En este momento, el líquido debe separarse del precipitado formado. Para ello, utiliza un tubo de goma. El producto resultante se vierte en la cristalería y se envía al sótano durante un par de meses para que se infunda y adquiera un sabor profundo, así como un sabor más intenso.

Después de este tiempo, se debe retirar el vino, volver a filtrar y verter en platos limpios. Está completamente listo para su uso.

Las uvas del Lejano Oriente se han utilizado en la elaboración del vino. Su sabor peculiar se convierte en un verdadero punto culminante de la bebida terminada. Sin embargo, las características del vino en sí dependen directamente de la calidad de las materias primas seleccionadas y del cumplimiento del procedimiento de preparación. El enólogo debe cumplir exactamente con toda la tecnología descrita, cualquier desviación afectará el sabor de la bebida.