Sobre la granja

Cómo secar el ajo

El ajo seco es un condimento sabroso utilizado en la cocina mundial. Esta especia fragante es ideal para cocinar carnes y platos de aves, agregándoles un sabor especial. Sus propiedades beneficiosas se conservan perfectamente si el producto se seca adecuadamente, pero el sabor se vuelve simplemente delicioso. El valor de la especia radica en el increíble sabor que puede transformar incluso un plato simple. Por lo tanto, tanto durante el secado como durante el almacenamiento, lo principal es mantener el olor y secarlo adecuadamente.

Secado en casa

Seque adecuadamente el ajo en casa, manteniendo su aroma y propiedades beneficiosas de varias maneras. En este caso, es posible secar tanto con cabezas enteras como con segmentos. La condición principal es que el producto debe estar bien madurado. Es necesario desenterrar la verdura solo del suelo seco, que se sacude fácilmente de los tubérculos. Si el suelo está mojado, existe el riesgo de contaminar el ajo. Por supuesto, se puede lavar, pero se secará durante mucho tiempo, y la humedad puede deteriorar el producto y la aparición de moho.

Lo mejor para secar son las variedades adecuadas "criollas" y "plateadas-blancas". Conservan perfectamente tanto el sabor del producto, como las propiedades útiles. Para el secado, solo es adecuado el ajo completamente formado, limpio y libre de daños.

Cómo secar cabezas enteras

Inmediatamente después de excavar, las cabezas se dejan reposar en tierra seca durante varios días. Durante este tiempo, el producto madura. Cuando las partes superiores se secan, se trenzan en trenzas o se cortan, dejando un pequeño muñón para formar un bulto. Luego, cuelgue en una habitación seca y fresca para un almacenamiento prolongado.

Las cabezas se atan o se trenzan en trenzas y se almacenan en una habitación cálida y seca en invierno

Maneras de secar el ajo en casa.

Para secar la verdura con rebanadas, use electrodomésticos, como un horno o un secador. Con estos métodos, el ajo se desmonta en dientes, pelados. Para un secado rápido y de alta calidad, los dientes se cortan en rodajas finas, lo mejor de todo con la ayuda de un cuchillo de cocina normal. Con tal corte destaca un mínimo de zumo.

En el horno

El ajo se corta en platos finos y se coloca en una bandeja para hornear. Puede usar pergamino, por lo que las rodajas serán menos picantes y se mantendrán limpias. La temperatura se establece en 60 grados. Bajo la influencia del aire seco y caliente, la humedad comienza a evaporarse. Para que el proceso sea más rápido, es necesario administrar aire fresco. Para ello, la puerta del horno queda entreabierta. La primera sesión es de 40 minutos. Después de eso, deje que el futuro se enfríe y luego vuelva a ponerlo en el horno. El tiempo total de secado es de 4-6 horas.

Verduras cortadas en platos y repartidas uniformemente sobre la bandeja para hornear hasta que se humedezca

Este método es uno de los más asequibles y populares; cuando se usa, el ajo conserva sus propiedades y sabor, que es el principal criterio para la preparación del producto. El único aspecto negativo es que el proceso es bastante problemático, hay que vigilarlo constantemente y asegurarse de que el producto no se quema. Además, se hace un pequeño lote a la vez.

En la secadora

Este método implica el tratamiento térmico del producto, al tiempo que conserva las propiedades beneficiosas del producto.

Los dientes de ajo se cortan en platos o anillos finos y se colocan a intervalos cortos para la circulación del aire. Las condiciones de temperatura en la secadora VOLTERA 1000 Lux deben ajustarse a 60 grados.

Este método le permite evitar daños al producto incluso en invierno.

El método descrito es mucho más conveniente que el anterior, ahorra tiempo y esfuerzo. Se puede hacer mucho más a la vez, ya que los registros se presentan en varios niveles.

En el aire

Uno de los métodos más tradicionales es secar el ajo al aire libre. Este es el camino más largo, toma alrededor de 2 semanas.

Usando este método, no se debe permitir que se seque a la luz solar directa.

El ajo se debe cortar en rodajas, luego se debe cortar sobre una superficie limpia y seca. La sala donde se realiza el proceso debe estar bien ventilada.

El secado se realiza completamente a la sombra, sin exposición a la luz solar. Esto conserva las propiedades beneficiosas del producto.

Polvo de ajo

Los dientes de ajo secos se muelen en un molinillo de café o licuadora, obteniendo así un polvo uniforme. Si las placas se desintegran, es necesario secarlas. Sobre la base del polvo se encuentra una increíble sal de ajo, que le da un toque especial al plato. La proporción se toma 1: 3, una parte de ajo en polvo se mezcla con tres partes de sal marina.

Intente utilizar este condimento aromático en el primer invierno, de lo contrario se perderán otras propiedades útiles y aromáticas.

Sugerencia Almacenar el ajo en polvo en recipientes sellados, en un lugar seco. Sin perder sus propiedades, el condimento se almacena durante 1-2 meses, luego las cualidades de aroma y sabor comienzan a perderse.

Cómo almacenar las rebanadas secas

Es mejor almacenar los dientes de ajo en frascos de vidrio oscuro o en recipientes de cerámica con una tapa hermética. La vida útil es de 1 año, siempre que se seleccione un lugar oscuro y seco. Es necesario tipearlo solo con dispositivos secos, la entrada de humedad puede dañar el producto.

La tapa debe quedar bien contra el cuello, y la jarra debe ser preferiblemente de un color oscuro.

El ajo bien mejora la inmunidad y ayuda en la lucha contra varios parásitos. El uso regular del polvo seco, mejora significativamente la condición humana y es la prevención de muchas enfermedades, especialmente en invierno. El polvo de ajo se usa activamente en cosmetología, actuando como el componente principal en máscaras para el cuidado de la piel.

Asegúrese de leer los artículos sobre el secado de espárragos y zanahorias crujientes para el sabor completo de los platos de invierno.